Ciencia | Misofonía

by - martes, marzo 26, 2019


Algunos de vosotros ya sabéis que colaboro con el blog de noticias VeruMMortem desde hace un tiempo. El artículo que os traigo hoy lo escribí para ellos hace unas semanas y me gustaría compartirlo con vosotros hoy aquí. ¡Espero que os guste!

Image result for misophonia

¿Qué pensáis sobre los sonidos de la gente respirando o masticando? ¿Alguna vez habéis sentido que no podéis soportar escuchar a la gente comer? ¿Sois de los que os da igual? Para ciertas personas estos sonidos no es que solo sean desagradables, sino que son absolutamente inaguantables. 

La misofonía es la sensibilidad selectiva hacia ciertos sonidos, que produce odio y ganas de violentar a la persona creadora del sonido. Hace apenas dos años, se demostró por primera vez, en la Universidad de Newcastle, que las personas que tienen sensibilidad hacia sonidos como el click de un bolígrafo o de la gente masticando y respirando, tiene diferencias en la estructura del cerebro. 

El estudio demuestra que este tipo de personas tienen condiciones anormales en el mecanismo de control emocional que les causa trabajar de sobremanera cuando escucha sonido concretos. Esta es la primera vez que se demuestra que este tipo de síndrome tiene causas física, y ayuda a convencer a todos los escépticos de la comunidad científica. Esta evidencia ayudará a que se puedan crear tratamientos para los casos más extremos.

La investigación estudio este tipo de sonidos (tenéis los sonidos en el siguiente vídeo):
  • Lluvia, café ocupado, un hervidor hirviendo - sonidos neutros
  • Bebé llorando, una persona gritando - sonidos desagradables
  • Los sonidos de respirar, comer - sonidos desencadenantes



Por mucho que este tipo de estudios puedan carecer de importancia para el público general, hay personas a las que les supone un cambio radical en la vida. Olana Tansley-Hancock tenía solo 8 años cuando dejó de comer con su familia en el comedor, porque no podía soportar el sonido de sus familiares masticando. Aunque su familia fue comprensiva todo empeoró en la Universidad, con sus compañeros de pisos, los viajes en tren y las clases repletas de gente. Olana cuenta cómo la primera vez que se lo contó a su médico, se rió de ella. Este tipo de estudios ayudan a que se acepten estos desordenes y que la gente pueda recibir la ayuda que necesita. 

Referencias: Artículo

También te puede interesar...

2 comentarios

  1. Uuuuh, yo creo que lo padezco...con el reguetón 😅 Chuflas a parte, me parece muy interesante.

    Besitos cielo 💋💋💋

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece que eso no es ningún trastorno, sino algo bastante natural jajaja
      Gracias por pasarte como siempre :)

      Eliminar

© Anaramitra. Todos los derechos reservados.