domingo, 31 de enero de 2016

Reseña: La Conspiración - Dan Brown

Un nuevo satélite de la NASA demuestra la existencia de un extraño objeto enterrado en el hielo del Ártico. Para la agencia espacial norteamericana se trata de una victoria muy necesaria para la política espacial de los EE.UU. y para la futura elección de su Presidente. La analista de inteligencia Rachel Sexton y el académico Michael Tolland son los encargados de verificar la autenticidad del hallazgo. Una vez allí descubren lo impensable: todo ha sido un engaño. Pero antes de que puedan hablar con el Presidente, Rachel y Michael son atacados por un grupo de asesinos a sueldo controlados por un misterioso hombre que no se detendrá ante nada para ocultar la verdad. Dan Brown transporta a los lectores a la Oficina Nacional de Reconocimiento (NRO), a las plataformas de hielo del círculo polar ártico y a los pasillos del Ala Oeste de la Casa Blanca en un emocionante thriller que recorre los secretos mejor guardados de los servicios secretos norteamericanos.

En esta obra de Dan Brown el autor da un giro a su estilo habitual, y se centra en la política y en la ciencia. Cuando decidí leerme este libro puse muchas esperanzas en él, ya me he leído otros libros del autor, como "Ángeles y Demonios" o "El código Da Vinci" que son realmente buenísimas, y poder leerme una historia de un autor como este pero en un campo que controlo más que es la ciencia, en vez de la historia del arte me emocionaba mucho. Pero me temo que mis expectativas no se han cumplido.

El libro está ambientado en el día de hoy en Estados Unidos. El presidente del momento pide llamar a la hija del contrincante que también es analista de inteligencia, y le pide ayuda. El presidente tiene entre las manos un descubrimiento que conseguiría recuperar el orgullo nacional en la NASA y además ganar la elecciones. Rachel (la analista de inteligencia), irá al Ártico a comprobar el hallazgo, y descubrirá que todo es un engaño.

La historia, aunque engancha es probablemente demasiado poco realista, los personajes están bien pero ninguno consigue llegarme del todo. El personaje del presidente y del contrincante son muy clichés, ponen al presidente como alguien casi perfecto, con esperanza y siempre haciendo bien, mientras que al padre de Rachel lo ponen como todo lo contrario, un hombre corrupto, manipulador, egoista y con demasiada sed de poder. 

En general el libro no estaba mal, pero np es ni de lejos uno de los mejores libros de este magnífico autor.

NOTA: