miércoles, 13 de abril de 2016

Reseña: Un mundo feliz - Aldous Huxley


La novela describe un mundo en el que finalmente se han cumplido los peores vaticinios: triunfan los dioses del consumo y la comodidad, y el orbe se organiza en diez zonas en apariencia seguras y estables.

Sin embargo, este mundo ha sacrificado valores humanos esenciales, y sus habitantes son procreados in vitro a imagen y semejanza de una cadena de montaje.



Hoy os vengo con un clásico de la literatura del siglo XX, una metáfora sobre el futuro. Su nombre en inglés es "Brave New World" que viene de la obra "La tempestad" de Shakeskpeare. La novela está situada en una sociedad futurista llamada "Estado Mundial". Esta sociedad es una mezcla entre el capitalismo y el comunismo, en la que todas las personas son creadas in vitro y en serie. 



La sociedad está dividida en castas: alfa, beta, gamma, delta y epsilon. Mientras que los alfa son altos, fuertes y inteligentes, a los epsilon se les quita el oxígeno y se les trata con alcohol y otras drogas mientras están en el tubo de ensayo para que sean bajos, feos y tontos ( y además los epsilon están hechos por lotes, de cada epsilon hay 99 clones idénticos, imagínate). Cada casta tiene su función en la sociedad, y todas son aleccionadas mediante "hipnopedia" o educación a través del sueño, condicionándolos a su papel. 

"Tal es el fin de todo el condicionamiento: hacer que cada uno ame el destino social, del que no podrá librarse"

"El secreto de la felicidad y la virtud: amar lo que se tiene la obligación de hacer."



La base de esta sociedad es la felicidad, no hay hambre, pobreza ni guerras. Todo el mundo vive en una felicidad continua, estable. Y eso es lo que se busca precisamente, estabilidad. La sociedad es feliz, desenfadada, saludable y tecnológicamente avanzada. Pero para conseguir todo eso, se ha tenido que acabar con otras cosas; ya no hay arte, literatura, diversidad cultural, religión, avance científico ni familia

"No hay civilización sin estabilidad social. No hay estabilidad social sin estabilidad emocional."

La base de esta sociedad, es creada por Ford al que toman como un dios (Señor en inglés es Lord, así que aquí en vez de decir Oh Lord!, dicen oh Ford). Se refieren a Henry Ford, el creador de la linea de montaje y la producción en masa.Además, se ha creado una droga llamada soma, es un droga que te hacer sentir feliz, y que te acostumbrar a tomar cada vez que te sientas mal. 
"Un gramo a tiempo, te pone contento."


El principio de la novela nos encontramos con dos personajes principales, Bernard Marx y Lenina, dos personajes totalmente opuestos. Lenina (su nombre hace alusión a Lenin) es una perfecta ciudadana, feliz y que se relaciona con todos los hombres que le sea posible, y es que en esta sociedad el sexo es contemplado como algo informal y regular (una vez al día mínimo, y las orgías son obligatorias cada dos semanas). Mientras que Bernard Marx (cuyo nombre hace alusión a Karl Marx y a Bernard Shaw, uno de los pocos escritores sin censura de la época) es un alfa-plus que no se siente cómodo en la sociedad, prefiere no tomarse soma y tiene problema para relacionarse con mujeres. Por eso tiene problemas con su jefe.

Aún así, y gracias a su posición, Bernard consigue un permiso para irse a visitar la reserva Salvaje, el único lugar del mundo donde se vive de la manera tradicional, sin aleccionamiento ni reproducción en serie. Allí conocerá a un chico nacido de dos ciudadanos del mundo civilizado, personaje que se convertirá en protagonista. Este chico, John el Salvaje, fue criado en la reserva, dónde nació tras un fallo en el método anticonceptivo. La madre había ido a la reserva y se perdió, allí, para su completo horror,  dio a luz sola a John. 

"Pero yo no quiero la comodidad. Yo quiero a Dios, quiero la poesía, quiero el verdadero riesgo, quiero la libertad, quiero la bondad. Quiero el pecado."



Es uno de los mejores libros que me he leído nunca, una enorme crítica a la sociedad, al consumismo, a la ley del mínimo esfuerzo, al placer sin sentido... 

Además el escrito tuvo una visión increíblemente realista en mucho sentidos del que sería su futuro, por ejemplo la música sintética que bailan los personajes de forma autómata en grandes "centros de diversión" mientras toman pastillas de la droga perfectaHan pasado casi 90 años desde que se escribió esta novela, y aún así sigue totalmente al orden el día. La lectura es fácil y  no se hace pesada

Esta obra se merece un análisis exhaustivo de cada una de sus maravillosas páginas, pero hasta aquí llega mi reseña, ya que no quiero aburrir a nadie. Recomiendo a todo el mundo a leer esta maravillosa y en mi opinión esencial obra.